ESTO TE INTERESA

¿Solicito un crédito bancario o busco un inversionista?

Andrea Barrero Soto*

Día con día, la economía mundial se hace más volátil. La apertura de nuestras fronteras, la internacionalización de las empresas, la sensibilidad a los cambios en el entorno, entre muchas otras variables, afectan el ambiente para el desarrollo empresarial. Por tal motivo, al momento de tomar una decisión económica-financiera es importante evaluar todas las variables, internas y externas, que puedan interferir en el desarrollo de nuestro negocio, en particular en la adecuada identificación de las fuentes de financiamiento que permitan cubrir las necesidades de la empresa.


Para poder evaluar, empecemos por realizar un pequeño análisis de los recursos financieros entre los que podemos optar cuando enfrentamos falta de liquidez o necesitamos crecer. A fin de visualizar lo anterior, podemos tomar en cuenta lo que nos señala el estado financiero de la empresa, balance general, en la parte pasivos, donde se muestran los recursos financieros que tiene la empresa, es decir, todas aquellas deudas y obligaciones con terceros. Dichas obligaciones pueden ser a corto, mediano y largo plazo, con un costo del recurso que se traduce en una tasa de interés.

Otra manera de capitalizarnos es a través del manejo del patrimonio de la empresa, el cual incluye las aportaciones de los socios, así como los resultados generados en un periodo de tiempo. Se pueden conseguir nuevos socios, es decir, personas interesadas en nuestra empresa, que quieran invertir en ella y estén dispuestas a compartir el riesgo del negocio. En conjunto, la estructura financiera tiene que guardar cierto equilibrio con la estructura económica en relación con el destino de esos recursos.

Ahora bien, ¿cuáles son las características de cada una de las modalidades? Si piensa solicitar un crédito bancario al momento de arrancar su negocio, debe considerar que muchos de los bancos quieren ver una empresa productiva, con flujo de dinero, que tenga un modelo de negocio que pueda sobrevivir en el tiempo. Más del 80% de las empresas en México cierran por falta de fuentes de financiamiento antes de su segundo año. Esto es un tanto irónico, ya que la empresa aún está comenzando y el 50% de las empresas en esta situación necesitan recursos para iniciar su proyecto. Otro tema es el alto costo que tienen dichos préstamos debido a las elevadas tasas de interés. Es muy importante tener esto en cuenta al momento de proyectar nuestras ventas.

Si se opta por buscar un inversionista, éste esperará obtener beneficios que le permitan asegurar su inversión, como ser parte del consejo de administración de la empresa, participar en la toma de decisiones estratégicas y tener un porcentaje del capital de la compañía. El objetivo del inversionista es obtener ganancias de la rentabilidad del negocio y vender su parte al cabo de un periodo determinado.

Para cualquiera de estas dos opciones, el emprendedor o empresario deberá tener claro el rumbo que busca como negocio y contar con sólidas habilidades empresariales que le permitan continuar creciendo y lograr que su negocio sea exitoso a la larga.

Una última reflexión: el manejo adecuado de las finanzas se convierte en una herramienta clave para mejorar la posición competitiva de la empresa y así generar estrategias de mejora continua.


*Andrea Barrero Soto es jefa de Incubación y Microaceleración de Empresas UPAEP.

 

 


<< Regresar