ESTO TE INTERESA

Producto mínimo viable
Tu red de seguridad para entrar al mercado

Dalia Zamora Díaz*

El producto mínimo te puede servir para no gastar en vano, para no crear productos que nadie compra, ni malgastar recursos, energía y emociones.

Antes de lanzar un producto debes estar seguro de que tiene un mercado. Parece obvio, pero muchas empresas han fracasado porque no se detuvieron a comprobar si su producto en verdad respondía a las necesidades de sus clientes potenciales. El producto mínimo viable (PMV) sirve básicamente para observar y conversar con tus primeros clientes, y, a partir de sus reacciones, verificar si tu propuesta satisface sus necesidades o soluciona sus problemas, y, lo más importante, para demostrar empíricamente que están dispuestos a pagar por ella.


El PMV es aquel producto o servicio con el mínimo de características posibles con el que podemos aprender y sacar información relevante de nuestro posible cliente, así como descubrir la utilidad y/o funcionalidad que tiene para ellos.

El PMV se plantea en el orden inverso, es decir, primero enunciamos una serie de hipótesis que queremos comprobar, luego definimos los indicadores o métricas que nos llevarán a extraer la información que nos ayude a comprobar la hipótesis, y, finalmente, construimos el producto mínimo viable que necesitamos para medir y aprender.

Lo anterior parecería suficiente como para lanzar un producto o servicio al mercado, pero sólo es un paso a pequeña escala. Entrevistar clientes tempranos no es lo mismo que llegar a todo un segmento de mercado ni, mucho menos, encontrar el famoso encaje producto-mercado. Con el PMV lo que se quiere buscar es el encaje problema-solución, para que realmente nuestra propuesta de valor sea innovadora.

Paso a paso del PMV

En UNINCUBE tenemos unos sencillos pasos que pueden ayudarte a desarrollar un PMV:

    1. Lo primero que debes hacer es identificar cuál es el perfil de tu cliente potencial. Por ejemplo, si tu emprendimiento es una escuela de fotografía que ubicarás en una zona céntrica, el perfil sería: jóvenes de 17 a 30 años que vivan o trabajen en un radio de 20 cuadras a la redonda, que estén buscando una salida laboral a través de una profesión de rápido aprendizaje y ágil salida laboral.
    2. Después debes salir a la calle, es decir, debes comprobar ya sea mediante la observación o con entrevistas cara a cara, si ese perfil ideal existe en realidad o es sólo una creencia o hipótesis en tu cabeza.
    3. El paso siguiente, y algunas veces el más doloroso, es descubrir e identificar a todos tus competidores. No se trata de hacer un análisis de laboratorio, pero sí es necesario salir de tu zona de confort y probar, usar, gastar los productos de tu competencia, ya que esto te servirá para ver sus precios, su propuesta de valor, canales, diferenciación, etc. Siguiendo con el ejemplo de la escuela de fotografía, puedes inscribirte y tomar los cursos de tus competidores para ver cómo es el taller o la clase que imparten.
    4. Ahora sí, después de este análisis, deberás construir tu propio producto mínimo, a partir de los datos que obtuviste de la realidad y los posibles clientes.
    5. Ya teniendo tu PMV debes regresar con tus clientes potenciales y preguntarles si están dispuestos a pagar una cantidad específica de dinero por tu propuesta de valor.
    6. Por último, los invitarás a probar o usar el PMV. De esta manera estarás comprobando y midiendo tus hipótesis, basándote no en lo que el cliente piensa o dice, sino en lo que hace realmente.

Ten en cuenta que, de todos los pasos anteriores, la medición es lo más importante a considerar, ya que a través de las métricas podrás corroborar los resultados de tu PMV. En UNINCUBE te asesoramos, para que realices estrategias ágiles y flexibles para poner en marcha tu producto mínimo y tengas mejores resultados.

¿Cómo desarrollar el PMV?

Los emprendedores de base tecnológica, como la industria de software o la de productos digitales, suelen estar más familiarizados con estos conceptos. Sin embargo, la experiencia demuestra que un PMV puede desarrollarse con éxito tanto para productos como para servicios. No es necesario que crees una edición limitada de tu producto o servicio, ni que lo empieces a fabricar a gran escala. Éstos son algunos consejos para resolverlo.
Si se trata de un producto puedes usar:

  • Una presentación de PowerPoint donde detalles las especificaciones y funcionalidades del producto.
  • Una maqueta en 3D que represente el producto.
  • Una muestra mínima (por ejemplo, una degustación).
  • Un video donde muestres en detalle el producto y la necesidad que busca solventar.
  • Puedes acompañar lo anterior con fichas técnicas de usuarios en un documento adjunto.

Si lo que ofreces es un servicio:

  • Conferencias de presentación del servicio.
  • Un video demostrativo.
  • Un blog o landing page (micro web) donde plasmes los problemas o necesidades principales que tu servicio resuelve.
  • Entrevistas vía Skype.
  • Entrevistas cara a cara donde explicas tu servicio.
Lo anterior es una pequeña guía de cómo hacer tu producto mínimo viable. Recuerda que si tienes asesores a tu lado que te guíen y orienten, será mucho más fácil poder hacerlo.

 

*Dalia Zamora es responsable de Promoción y Preincubación Empresarial de Empresas UPAEP.

 

 


<< Regresar